Aprobada la prestación por desempleo para las empleadas del hogar

El Gobierno aprobó el pasado martes 6 de septiembre el derecho a la prestación por desempleo para las empleadas del hogar.

¿Qué implica la aprobación de este Real Decreto?

La publicación del Real Decreto-Ley implica la mejora de las condiciones de trabajo y de seguridad social de las personas trabajadoras del hogar y su objetivo es equiparar las condiciones de trabajo y de Seguridad Social de las personas trabajadoras del hogar a las del resto de personas trabajadoras por cuenta ajena.

Es coherente con el principio de igualdad de trato y de oportunidades en el acceso al empleo, a la formación y a la promoción profesionales, y a las condiciones de trabajo.

Los puntos más importantes que engloba son los siguientes:

-Será obligatorio cotizar por desempleo y al Fogasa desde el 1 de octubre.

-No se podrá despedir sin justificación alguna.

-Se crea una nueva bonificación del 80% para la nueva cotización por desempleo.

Las bases de cotización para desempleo serán las correspondientes a las contingencias de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales. El tipo de cotización aplicable entre el 1 de septiembre y el 31 de diciembre de 2022, será del 6,05 por ciento, del que el 5 por ciento será a cargo de la persona empleadora y el 1,05 por ciento a cargo de la persona empleada. A partir de enero de 2023 la cotización se realizará de acuerdo con lo establecido en la correspondiente Ley de Presupuestos Generales del Estado.

Se encontrará en situación legal de desempleo la persona trabajadora empleada del hogar a la que se le extinga el contrato de trabajo mediante comunicación escrita de la persona empleadora.

A la vez que se realiza la comunicación de la extinción, la persona empleadora deberá poner a disposición de la persona trabajadora una indemnización cuya  cuantía debe ser equivalente al salario correspondiente a doce días por año de servicio, con el límite de seis mensualidades.

Si la prestación de servicios hubiera durado más de un año, la persona empleadora deberá conceder un plazo de preaviso como mínimo, de veinte días desde que se comunique a la persona trabajadora la decisión de extinción. En los demás supuestos el preaviso será de siete días.

Puede encontrar toda la información que necesite acorde a su situación en concreto, además de calcular la indemnización que le corresponde a través de este enlace: https://www.sepe.es/HomeSepe/Personas/distributiva-prestaciones/quiero-cobrar-el-paro/soy-persona-trabajadora-servicio-hogar.html