Cómo ahorrar calefacción en casa

La temperatura en la calle baja y en el termostato de la calefacción de nuestros hogares cada día sube un poco más. Provocando también un aumento de números en nuestra factura de la luz.

Tal y como están las cosas, tenemos que mirar por nuestro bolsillo, e intentar ahorrar como se pueda. Eso sí, sin pasar ni una gota de frío. Si tienes ayuda en casa, pídele a tu empleado que también siga estos consejos para que entre todos, logremos ahorrar calefacción en casa. ¡Toma nota!

¿CÓMO AHORRAR CALEFACCIÓN EN CASA?

  • Utiliza el termostato para ahorrar. Si utilizas de manera correcta el termostato, el ahorro puede ser importante. Lo primero que hay que asegurar es que tenemos el termostato correcto para nuestro sistema de calefacción, y que éste funciona bien. Los expertos recomiendan mantener la temperatura entre los 16 y los 20 grados, dependiendo de la hora del día.  Además, la OCU afirma que por cada grado que bajemos la temperatura, se producirá un ahorro del 8% de energía.

Si aparte de esto, utilizas un termostato programable, podrás mantener la temperatura óptima durante todo el día,  y no malgastarás energía.

  •  Ropa abrigada para la casa. Aunque nos cueste reconocerlo, el verano se acabó. Por eso, también se debe terminar el ir en pantalón corto y chanclas por casa, teniendo que subir más la calefacción para no tener frío. Con ropa de invierno para estar en casa, cómoda y calentita, podrás bajar unos grados la calefacción y disfrutar igual que en verano. Si no tienes ropa de este tipo, piensa que solo la tienes que comprar una vez, mientras que la calefacción la pagarás día tras día… Nos vamos de compras, ¿No?
  • Apaga la calefacción en los cuartos cerrados. Como en el punto anterior, si podemos ahorrar energía con ropa apropiada para la época en la que estamos, también podemos hacerlo cerrando la calefacción en las habitaciones que no usamos, como cuarto de invitados, trastero, etc. ¿Para qué tener estos cuartos calientes si no vamos a entrar para nada? Esta acción puede suponer un importante ahorro que mucha gente desconoce pero que tiene resultados bastante positivos.
  • Ventilar lo justo. Con el buen tiempo nos encanta tener las ventanas abiertas para que la casa se ventile y quede un ambiente fresco y limpio pero cuando hace frío, si mantenemos esa costumbre, solo lograremos que nuestra casa nunca “entre en calor”. Por este motivo, es recomendable airear la casa durante unos 10-15 minutos, tiempo suficiente para airear el ambiente y que el calor vuelva pronto, ya que si dejamos toda la mañana las ventanas abiertas, el ahorro que hemos conseguido hasta ahora, no servirá de nada.
  • Los radiadores no son una secadora. Uno de los errores más comunes que cometemos en invierno, y sobre todo, por la rapidez que tiene, es colocar la ropa mojada en los radiadores para que se seque antes. Esto provoca que el agua de la ropa se convierta en humedad y tu casa no logre estar caliente hasta que esa humedad desaparezca. Utiliza un tendedero para secarla y evitar que el efecto del calor no se vaya.

Estos son solo algunos de los consejos para que este invierno puedas ahorrar calefacción en tu casa ¡Seguro que verás los resultados en la próxima factura! ¿Tienes alguno más? Cuéntanos.