Cómo ayudar a los niños a superar el miedo

El miedo nos acompaña muchas veces, tanto a pequeños como a mayores, y aunque lo vamos superando, a veces parece más complicado de lo que parece. Además, el miedo en los niños puede acarrearles problemas en un futuro si no consiguen vencerlo y ganar la batalla.

Halloween es una de esas fechas en las que los más pequeños se disfrazan, juegan, quieren hacer cosas de miedo… Pero a la hora de la verdad, si ese miedo se convierte en realidad, no serán  capaces de olvidar que es un juego.

Hoy te traemos estos consejos ayudar a los niños a superar el miedo. Ese miedo que debería de superar de manera espontánea pero que a veces no se va, para que cuando sea mayor solo lo recuerde como “Una experiencia de niños”.  Si tienes ayuda en casa, pídeles que sean comprensibles con él y que también hagan que el niño se sienta cómodo y seguro frente a sus temores.

Cómo ayudar a tus hijos a superar el miedo

El miedo es una experiencia que todos desarrollamos a lo largo de nuestra vida pero que dependiendo de la edad, se manifiesta de diferentes formas. Simplemente se trata de un proceso evolutivo que debería de desaparecer poco a poco, aunque muchas personas no consiguen superarlo a algo concreto. Por este motivo, es muy importante conocer los miedos de nuestros hijos y ayudarles a controlarlos y superarlos.

1. Identificar el miedo.

Como hemos dicho antes, lo principal es conocer a qué tiene miedo tu hijo, por qué, si ha habido algún trauma que no sepáis y que sea el origen de ese temor, etc.

2.  Hablar de ese miedo concreto.

Es posible que tu hijo no le haya hablado a nadie sobre ese temor, y que se sienta cohibido de hacerlo, bien por vergüenza, por evitar risas o por cualquier otro motivo. Por eso, en casa debemos de sentarnos con él y afrontarlo como algo normal, hablar sobre ello, saber qué siente y sobre todo, que se sienta escuchado y comprendido.

shutterstock_144553508

3. Afrontar el problema.

Hay que tener en cuenta que por mucho que hablemos con ellos, de la noche a la mañana, no habrán superado sus miedos. Lo que tenemos que hacer es, junto a ellos, hacer terapia de choque de forma gradual. Nunca forzarlo si no se siente preparado y premiarle por su conducta cuando los resultados sean positivos.

4. Que el miedo le produzca risa.

Cuando estamos contentos y nos reímos de algo, estamos tan concentrados en nuestra carcajada que los problemas se nos olvidan. Si cuando estamos afrontando el miedo es vital que lo hagamos con humor, que el niño se relaje y se sienta seguro. (Si es de risa fácil, algún chiste que otro no viene nada mal)

 5. Valorar la evolución.

Cuando pasen los días y empieces a ver los resultados, la conversación tiene que seguir avanzando y tenéis que ir comentando esa evolución, que él mismo vea que está avanzando y que sus miedos cada vez son menores.


Los resultados irán comenzando a verse y llegará el día en el que tu hijo, realmente haya superado ese miedo, y quizás, alguna vez sea él el que te ayuda a ti a superar algún que otro temor.  Aprovecha la fiesta de Halloween para comenzar esta tarea y jugar con la oscuridad, los fantasmas, monstruos… Y cualquier miedo que pueda tener tu hijo, adaptándolo a la fiesta y a los juegos.

¡El miedo se convertirá en risa!