¡OPERACIÓN ”QUITAMOS EL PAÑAL”, EN MARCHA!

Llega el verano, ropa ligera, calor…¡es el momento de poner el culete al aire mami, allá vamos!

Ya hemos aprendido a caminar, a hablar, nos hemos quitado el hábito del chupete, dormimos mejor por las noches…He aquí un nuevo reto: quitarnos el pañal. Llegados a este punto, comienzan a aparecer un montón de preguntas que rondaran tu cabeza. ¿Lo hago ahora?, ¿ Lo dejamos para el próximo año? ¿ Le quito el pañal de repente o se lo pongo de vez en cuando?

Respira tranquila… ¿ Conoces a algún niño que nunca lo haya conseguido? ¿Verdad que no?  ¡Vamos, adelante, todos lo hemos logrado!

Lo primero que debes saber, es que esto de quitar el pañal, es una carrera de fondo. Así que ármate de paciencia .Si consigues que tu hijo deje el hábito de llevar pañales en un día, ¡cuéntanoslo, por favor!

La buena noticia, es que hay una serie de señales que te van a indicar si tu niño está preparado para iniciar este cambio:

 

–          Últimamente has comprobado que su pañal está seco durante horas.

–          Su estabilidad al caminar es importante y es capaz de subir escaleras por sí solo.

–           A veces te anuncia a bombo y platilllo que se está haciendo pipí o cacola en el pañal.

–           Comienza a imitarte y te recuerda cada cinco minutos que es un niño mayor.

 

¿ Crees que está preparado?. ¡ Pues venga, adelante ¡

shutterstock_95299348

 

IMPLICA A TODA LA FAMILIA EN EL PROCESO DE ADAPTACIÓN

Todos tenemos que estar implicados en este proceso de cambio. Es fundamental que cualquiera pueda llevar al niño al baño. Si tienes niñera hazle participe del cambio. Es muy importante.

 

PONLE LAS COSAS FÁCILES

Un orinal de patito que canta, un asiento especial para el inodoro, llevarse con él su libro u osito favorito… todo vale. Acompáñalo en todo momento, y deja que lo decore y juegue con él, que no lo vea como un “enemigo”, ya que algunos niños tienen miedo a colarse o al ruido de la cisterna. Ve poco a poco, como ya sabes, no hay prisa.

 

Y EMPEZAMOS CON UNA RUTINA DIARIA

¿ Ya le gusta el orinal? Pues créale una rutina. Una buena forma de empezar es que vaya justo al levantarse, después de comer y antes de ir a dormir.

Si tienes niñera, debe de tener un buen feeling con tu hijo . Recuerda explicarle la rutina que has creado para que ella también la siga, es muy importante que el niño se sienta tranquilo, confiado y que se habitúe a esta nueva rutina. ¡Juntas lo conseguiréis!

 

PRÉMIALO

Hay que recompensarlo por sus logros. Dale una pegatina, un gran abrazo, un beso… Y recuerda, aunque moje su ropita, ¡nunca lo regañes, no está haciendo nada malo¡. El refuerzo positivo es fundamental.

 

LA IMITACIÓN, EL MEJOR EJEMPLO

Les encanta imitarte. Así que tú serás el mejor ejemplo para su aprendizaje. Ve al baño junto a él como algo natural.

 

QUITALE EL PAÑAL DE LA NOCHE LO ANTES POSIBLE

Quizás moje la cuna, pero si está preparado, cuanto antes le quites los pañales por completo, más rápido se adaptará.

 

Este periodo es largo y a veces complejo pero no desesperes, antes o después tu hijo aprenderá a ir al baño solo y algún día le contarás todas las anécdotas que viviréis juntos durante este periodo. ¡Otro reto conseguido¡