Cómo crear una rutina para dormir a tus hijos

El día ha sido agotador. Nos hemos levantado, hemos bajado a la playa con los niños, hemos estado jugando, paseando, nadando… El día se ha acabado, y lo que menos nos apetece, es una pelea con los niños para que se vayan a la cama a descansar.

Sin embargo, para muchas familias, la hora de acostarse es una fuente diaria de problemas.  Los padres intentamos que se duerman, mientras que los pequeños se resisten y niños terminan dormidos en brazos de sus padres, en el sofá o compartiendo su cama.

Desde familiafacil queremos darte unos consejos que puedes llevar a cabo aprovechando las vacaciones, para que tus hijos adquieran el hábito de dormir por si mismos.

1. Aplica la misma rutina antes de meterlos en la cama: A los niños les encanta la repetición. Inicia la rutina diariamente, después de cenar. Puedes darles un baño, leerles un cuento.  En el momento de ponerlos en la cama dales un beso y deséales buenas noches.

2. Crea un buen ambiente en la habitación. Los ruidos blancos ayudan a conciliar el sueño. Los niños pequeños, especialmente los bebés, tienden a dormir mejor con ruido blanco. Puede ser un ventilador, el aire acondicionado…el ruido blanco de fondo ayuda a los niños dormirse y mantenerse dormidos. La temperatura de la habitación también es un factor importante que habrá que tener en cuenta.

3. Establece unos hábitos de sueño saludables.  No debemos de dormir al niño en brazos. Lo colocaremos en su camita o en la cuna cuando veamos las primeras señales de sueño. Si lo haces así , le permites aprender a dormirse por su cuenta.. Cuando los niños ven la televisión antes de acostarse, tienen dificultades para conciliar el sueño y permanecer dormidos.

 4. Manten a los niños bien descansados durante el día. La siesta es muy importante. Muchos padres creen que si duermen siesta no dormirán durante la noche. La realidad es que los niños agotados son mucho más difíciles de dormir . Si privas a tu hijo de una siesta durante el día, no podrá conciliar el sueño durante la noche.

5.   Evita las actividades estimulantes antes de acostarse. Después de una hora prudencial no se debe de jugar con el niño a juegos que lo estimulen .  Para divertirse en familia durante la noche, el juego tiene que ser suave (un juego de mesa, leer un libro…)

6. Asegúrate que toda la familia realizará la misma rutina. Ya se trate de mamá, papá o la niñera el modo de dormir a los niños debe de ser el mismo. Si mamá coloca al niño en la cuna, y papá lo recoge, el niño recibirá una información contradictoria y no entenderá cuando es la hora de dormir.

La hora de dormir puede ser una experiencia relajante, si se planteaba de un modo estructurado y coherente.