Fábulas para niños: la cigarra y la hormiga

Este fin de semana, os proponemos introducir a vuestros hijos en el mundo de las fábulas.

Cómo ya sabréis, una fábula es un cuento corto que tiene normalmente cómo personajes principales, a animales u objetos  que encarnan, por lo general, los defectos y virtudes propios del ser humano.De los hechos que les suceden se estrae una moraleja o enseñanza, que en casi todas las fábulas, se condensa en una o dos frases que el autor añade al final del texto.

Puedes leerlas con tus hijos, y comentarlas con ellos, a ver que les parecen. Es una forma divertida de educar con valores. Si tienes una niñera o cuidadora, puedes plantearle como juego, que les lea una fábula cada día y que pongan en práctica  su aprendizaje.

Aquí tenéis el texto de una fábula de Esopo, que inspiró a Walt Disney,y el video del corto que  realizó:

LA CIGARRA Y LA HORMIGA


Cantó la cigarra durante todo el verano, retozó y descansó, y se ufanó de su arte, y al llegar el invierno se encontró sin nada: ni una mosca, ni un gusano.

Fue entonces a llorar su hambre a la hormiga vecina, pidiéndole que le prestara de su grano hasta la llegada de la próxima estación.

Te pagaré la deuda con sus intereses; — le dijo –antes de la cosecha, te doy mi palabra.

Mas la hormiga no es nada generosa, y este es su menor defecto. Y le preguntó a la cigarra:

¿Qué hacías tú cuando el tiempo era cálido y bello?

Cantaba noche y día libremente — respondió la despreocupada cigarra.

¿Con que cantabas? ¡Me gusta tu frescura! Pues entonces ponte ahora a bailar, amiga mía.

Moraleja: No pases tu tiempo dedicado sólo al placer. Trabaja, y guarda de tu cosecha para los momentos de escasez.