Cómo cuidar a una persona en aislamiento en el domicilio

En las situaciones en las que existan posibles casos o casos confirmados de COVID-19 y dichas personas precisen de la ayuda de un cuidador o cuidadora mientras se mantengan en aislamiento domiciliario, se deben tomar las siguientes medidas:

Limpieza del cuarto del enfermo

Si el enfermo no pudiera ocuparse de la desinfección del cuarto, la persona encargada de su cuidado lo hará teniendo en cuenta:

  • Se recomienda el uso de mopa o fregona cubierta con paños desechables húmedos que se utilicen únicamente para la limpieza del cuarto del paciente.
  • Limpieza del baño con una solución de agua y lejía.
  • El cuidador o cuidadora utilizará bata con un mandil de plástico por encima de la bata y guantes desechables.
  • Se deberá ventilar adecuadamente la habitación en la que se encuentre la persona enferma, abriendo las ventanas y manteniendo siempre la puerta cerrada.
  • En el caso en el que el enfermo deba salir del hogar para acudir al hospital, la limpieza se realizará una hora después de dejar que ventile y nadie entrará en él hasta que se limpie.
  • Al finalizar la limpieza se retirarán los guantes dentro del cuarto, se desecharán en el cubo y se procederá a la desinfección del mandil con una disolución de lejía. 

Preparación de solución de lejía recomendable para la desinfección del cuarto del enfermo:

• Emplee una disolución de lejía comercial (apta para la desinfección de aguas, o que no lleve detergente) en agua. 

• Preparación: para cada litro de agua use 20 ml de lejía (puede medirlos con una jeringa, pero el equivalente en cucharas es de 2 cucharas soperas). 

• Prepare la mezcla justo antes de usarla, o use una de preparación reciente. 

• El agua tiene que estar a menos de 50ºC. Deje actuar sobre las superficies. Por lo menos, deje actuar la disolución 5 minutos. 

Desinfección de la ropa de cama, ropa del enfermo y toallas

  • El enfermo mantendrá, a ser posible, la ropa que necesite lavar en una bolsa.
  • Si el cuidador o cuidadora tuviera que ocuparse de la ropa, utilizará siempre bata, mandil de plástico y guantes desechables.
  • No retirar la ropa sacudiéndola.
  • Las bolsas que se empleen para guardar la ropa, se eliminarán junto al resto de residuos del enfermo en una bolsa doble.
  • Lavar la ropa en un programa de agua caliente por encima de los 60º.
  • Lavar siempre la ropa separada del resto de la ropa de casa.

Eliminación de los residuos del enfermo

  • Dentro del cuarto del enfermo habrá un cubo con tapa y apertura de pedal para depositar todos los residuos.
  • Las bolsas que se empleen tendrán que ser resistentes y que se cierren muy bien.
  • Cuando se retire la basura del cuarto, se meterá en otra bolsa limpia y bien cerrada.
  • Los residuos del enfermo se eliminarán en los contenedores de basura general (gris o verde oscuro). Es recomendable eliminarlos todos juntos y de una sola vez.

MUY IMPORTANTE lavarse las manos con frecuencia y siempre después de estar en contacto con el paciente o su entorno.

Bajo ningún concepto se encargarán del cuidado enfermos de COVID-19 o posibles positivos las personas que tengan factores de riesgo de complicaciones asociados al COVID-19 como diabetes, enfermedades cardiovasculares, enfermedades hepáticas crónicas, enfermedades pulmonares crónicas, enfermedades renales crónicas, inmunodeficiencia, cáncer en fase de tratamiento activo, embarazo y mayores de 60 años. En alguno de estos casos, se valorará por el médico de cabecera la posibilidad de incapacidad laboral.

En el caso de que sea preciso prestar cuidados a un enfermo, se procurará que sea una única persona la que proporcione la atención.

Fuente: http://issga.xunta.gal/export/sites/default/recursos/descargas/Actividade/Definitivo_Documento_empregadas_do_fogar_ISSGA_es.pdf