¡Hola! Somos Ana y Pedro y esta es nuestra historia

¡Hola! Somos Ana y Pedro y queremos contaros nuestra historia, pero antes que nada, tenemos una pregunta para ti: ¿alguna vez te has sentido desbordado/a durante las vacaciones de Navidad? Los niños, el trabajo, las cenas…

Nuestra historia comienza durante las vacaciones de Navidad del año pasado. Tenemos un hijo de 11 años y una hija de 4. Nuestros peques terminaron el primer trimestre escolar y comenzaron a disfrutar de los días de vacaciones en casa pero nosotros seguíamos trabajando. Pedro y yo trabajamos de lunes a viernes a jornada completa, incluso yo a veces trabajo también los fines de semana.

Solíamos contar con la ayuda de mis padres, ya que los padres de Pedro no viven en la misma ciudad. Pero dos meses antes de Navidad, mi padre cayó enfermo y ya no podíamos dejar a los niños con ellos mientras nosotros trabajábamos. La cosa se agravó, pues además de no tener a nadie que cuidara de nuestros hijos, mis padres necesitaban ayuda. Mi padre debía acudir al hospital varias veces y algunas de ellas ingresaba durante un par de días e incluso más que eso y mi madre le hacía compañía. 

Con todo esto, cuando llegaron las Navidades pasadas nos sentimos desbordados. Necesitábamos una ayuda por partida doble y urgente. Entonces decidimos publicar una oferta en Familiafacil.es y encontramos a Maira, una cuidadora de niños con estudios en educación infantil y monitora de ocio y tiempo libre, un plus para organizar actividades ideales para nuestros hijos.

Vistos los buenos resultados de nuestra primera búsqueda decidimos publicar otra oferta para encontrar una ayuda para mis padres y encontramos a Sandra, una cuidadora de mayores con una amplia experiencia y referencias demostrables en su perfil. 

Tanto Sandra como Maira nos han ofrecido una tranquilidad y una confianza inmensas. Después de un año miramos atrás y no sabemos cómo podíamos llevar el ritmo de vida que llevábamos sin una ayuda, ahora estamos disfrutando de las Navidades de una forma totalmente diferente. Los peques nunca se aburren, mis padres tienen toda la atención que necesitan y nosotros podemos acudir a nuestro trabajo y vivir el día a día sin preocupaciones.