nómina

¿Por qué es necesario entregarle una nómina a mi empleado/a del hogar?

Todo empleado/a tiene derecho a conocer cuánto y qué le pagan y la mejor manera de reflejar estos datos es mediante una nómina.

Aunque no es obligatorio entregar una nómina junto con el sueldo a tu empleado/a del hogar, en Familiafacil.es te recomendamos que lo hagas.

¿Por qué?

Es muy importante que tu empleado pueda tener controlados todos los conceptos a través de este documento. Esta acción evita discrepancias, deudas y otros problemas futuros que puedan surgir si las cifras no se vieran reflejadas en ningún documento o transacción bancaria.

Si no entregas una nómina, elabora un justificante de entrega. En él refleja la cantidad con la que pagues a tu empleado/a para que lo firme. Sobre todo si lo entregas en metálico y en mano. Son frecuentes los casos en los que el empleado/a de hogar no tiene una cuenta bancaria.

nómina

¿Te resulta complicado hacer la nómina?

No le des más vueltas, en Familiafacil lo hacemos todo por ti. Elaboramos tus nóminas mensuales además del finiquito y te damos la asesoría legal que necesites en relación a tu empleado del hogar. Tan solo por 8 euros al mes. Pincha aquí y tu tranquilidad estará garantizada.

Con la nómina todo quedará solucionado en un momento. De esta manera el encargado/a de las labores del hogar de tu casa podrá comprobar todos los pagos y tú evitarás cualquier confusión.

Legalmente los empleados/as de hogar están amparado por un Régimen Especial para su sector. Esto crea en ocasiones dificultades o incógnitas sobre cómo proceder en temas tan recurrentes como las bajas, sustituciones, altas con más de un empleador, etc. Con la asesoría laboral para empleadores/as de empleados/as de hogar te ayudamos en todo momento ilimitada y gratuitamente.

No lo olvides. Adjunta al pago mensual de tu empleado/a del hogar este documento, firmadlo ambos y guardad una copia cada uno.

Las dudas que tenga en relación con el salario obtenido serán solucionadas al momento y evitarás cualquier situación conflictiva futura. ¡Y ya está! A partir de ahora cualquier duda se disipará en un segundo. ¿Fácil, verdad?