rutina café

Vuelta a la rutina, ¿estás preparado/a?

Podríamos decir que el 99.9% de personas que pisan la superficie terrestre, no están preparadas nunca para incorporarse a la rutina después de unos largos e inmejorables días de vacaciones.

Rutina, ¿te asusta esta palabra?

El síndrome post-vacacional puede incluso llegar a afectarnos física y psicológicamente. Esto lo notamos en la falta de energía, de apetito y de concentración cuando llega la hora de ponernos manos a la obra con todas las tareas que requiere la vuelta a la rutina y al trabajo.

Como en Familiafacil no queremos que esto te suceda, vamos a darte una serie de recomendaciones para que tengas todo bajo control y la palabra “rutina” no signifique nada negativo para ti.

Frente a la rutina, actitud positiva

rutina positiva

La actitud positiva es lo principal. La clave es no estar lamentándote cada minuto que pasa por el fin de las vacaciones. Si lo haces, el periodo de adaptación se te hará cuesta arriba y tardarás más en acostumbrarte a la rutina. No compares lo bueno de las vacaciones con lo malo de la vuelta al trabajo, piensa que ambas cosas tienen su lado bueno y su lado malo. Tienes que saber disfrutar todos y cada uno de los momentos que tiene el año.

Rompe con la monotonía, organiza actividades

Organiza planes de cara a la vuelta a la rutina para no sentir un cambio muy radical. Escapadas, paseos, películas, excursiones… esto hará que los primeros días se hagan más llevaderos y te ayude a afrontar los que vienen con más ganas.

Restablece tus horarios

¿Quién se ha estado acostando pronto durante los días de Navidad? Pocos, ¿verdad? Es necesario ir poco a poco retomando los horarios a los que estás acostumbrado/a en tu rutina. Ve ajustando cada día las horas de irte a dormir y despertarte. De esta manera, cuando llegue el primer día de trabajo, no te costará nada retomarlo.

rutina horarios

Regula el trabajo

No llegues el primer día y pretendas hacerlo todo de golpe. Deja cosas que hacer para los siguientes días, ve de menos a más. El inicio siempre es duro por eso no conviene que te quemes demasiado el primer día, si no verás los que se avecinan muy negros. Tómatelo con calma y aumenta el trabajo conforme tú vayas adaptándote de nuevo a la rutina.

Todo saldrá a pedir de boca si sigues al pie de la letra estas recomendaciones. Y si necesitas a una persona de confianza que te ayude durante estos días más duros, no dudes en acudir a www.familiafacil.es. No te permitas preocuparte por más cosas que suficiente tienes ya.

¡Feliz vuelta a la rutina!