Sol embarazo

¿Puedo tomar el sol durante el embarazo?

Como decía la canción… “El verano ya llegó, ya llegó, ya llegó…” Y toca irse a la playa, descansar ¡Y coger colorcillo!  Bikini nuevo, una pamela divina… Y tu madre para decirte… ¿Cómo vas a ponerte al sol estando embarazada? ¿Y si te quemas? ¿Y si el bebé…?  ¿Y si…?

Tranquila. No busques el ticket de tu bikini para descambiarlo… ¡Claro que puedes tomar el sol!

Sabes que este año es diferente, tu barriga de premamá te empieza a hacer preguntas… ¿Puedo tomar el sol embarazada? ¿Me escondo debajo de la sombrilla? ¿Qué hago?  No te preocupes porque no vas a tener que quedarte encerrada en casa, siempre que tomes precauciones claro… Así que… ¡Atenta!

Si no es tu primer embarazo y ya disfrutas de unas vacaciones en familia, acuérdate de la importancia de la protección de los niños en verano.

Frente al sol siempre hay que extremar las precauciones, pero estando embarazadas hay que hacerlo el doble, por nosotras y, sobre todo, por nuestros peques, pero ¡No significa que tengas que quedarte recluida en casa todo el verano!

El sol, tomado con precaución y conocimiento, es una fuente de energía, que además de mejorar tu estado de ánimo, favorece la absorción de calcio, y mejora el crecimiento óseo de tu bebé.

Por eso desde familiafacil queremos darte estos consejos para que puedas disfrutar de tu embarazo y tu verano ¡Te sentará genial!

  1. ¡No te achicharres al sol!

Ya sabes que no es bueno estar mucho tiempo al sol, y menos entre las 12 y las 16h, cuando la radiación es más fuerte. Intenta tomarlo en las primeras horas de la mañana y no superar los 30 minutos de exposición (Ya sabes los golpes de calor que sufrimos durante el embarazo, así que, mejor evitarlo).

  1. Protege tu piel.

Aunque estés en la playa tranquilamente tomando el sol, recuerda siempre usar crema protectora de factor +50 y de aplicarla media hora antes de la exposición. ¡Y no olvides tu pamela, gorra o pañuelo para cubrir la cabeza! (Si no tienes… ya hay excusa para ir de compras.)

  1. Hidrátate

El sol tiene muchas cosas buenas, pero por desgracia, también malas. Una de ellas, es que deshidrata muchísimo, por lo que siempre que puedas, bebe agua o toma algún refresco. Ten en cuenta también la hidratación de los labios, ya que es una parte del cuerpo de las que más se secan con el sol.

  1. Cuidado con “La máscara del embarazo”

Durante la gestación, y, sobre todo, en época estival, es frecuente que, sin una protección adecuada, aparezcan unas manchas en la cara horribles que, aunque desaparecen con el tiempo, no son ¡nada favorecedoras! Se producen por los cambios hormonales, pero si te proteges bien del sol, puedes evitarás su aparición.

  1. ¡Disfruta de tus vacaciones!

Ya estás lista para lucir tu tripita en la playa y disfrutar del sol y del verano como te lo mereces. Descansa este año porque el que viene… ¡Tu bebé solo querrá jugar contigo!

Si ya has pasado por esto alguna vez y disfrutas con tus hijos de las vacaciones, protégelos también del sol, y advierte a la niñera sobre los cuidados que hay que tener en esta época del año, ya que ellos no paran quietos mojándose y jugando.