Trucos para ahorrar también en el coche

Desde Familia Fácil os damos de vez en cuando trucos que os pueden ayudar a recortar algunos costes en vuestro día a día. Como los consejos para ahorrar en la lista de la compra, estudios y opiniones de profesionales, trucos para ahorrar en casa sin llegar apurado a final del mes. Hoy nos hacemos otra pregunta relacionada ¿cómo podemos ahorrar en nuestro coche?

Por ello hemos pedido a unos amigos expertos en carburantes algunos consejos para que también al volante notemos cierto ahorro.

Atención, amigo conductor, la lista es interesante:

  • ¡Ojo con pisar el acelerador!: Si quieres mantener a raya tu consumo de carburante, procura no excederte con la velocidad. A mayor velocidad, mayor consumo, la regla de tres es fácil. Mantén tu aceleración por debajo de los 100km/h para no ver como desciende tu depósito. Además, una velocidad moderada es mucho más segura.
  • ¡Bajo presión, no!: Controla la presión de tus neumáticos, circular con una presión insuficiente puede hacer que consumamos más carburante, justo lo que queremos evitar.
  • Revisiones periódicas de tu motor: Un buen mantenimiento y saber con certeza que nuestro coche está a punto para un perfecto funcionamiento es otro de los puntos clave para un consumo normal de carburante. Chequéalo en sus revisiones marcadas, además de ahorrar, puedes evitarte algún que otro susto.
  • ¡Que corra el aire!: ¿Hace cuanto que no revisas los filtros del aire de tu coche? Debes hacerlo al menos una vez al año. Un filtro muy sucio hace que el consumo se dispare.
  • Paciencia al volante: Si mantienes un estado zen al volante, y eres capaz de evitar los acelerones y frenazos bruscos, además de bajarte del coche con menos estrés, estarás ahorrando hasta un 15% del consumo. ¿No te parece un dato lo suficientemente importante como para ser más paciente?
  • ¡No te consumas en los atascos! Los odiamos todos, es algo inevitable, tienes prisa, y ahí está: ¡el atasco! Si te toca padecerlo, al menos no te consumas, apaga el motor y espera que se disipe lo antes posible. Ya que te toca perder tu tiempo, al menos no pierdas también tu carburante. El motor en punto muerto consume igual, así que mejor apagar directamente.
  • ¡Ellos las prefieren muy, muy gordas!…Así decía una conocida canción, pero si escuchamos a nuestro coche (y siempre hablando de las maletas) nos dirá que cuanto menos peso, mejor. Si tiene que transportarnos a nosotros, más un pesado equipaje consumirá más, ya que necesitará más energía, es obvio. Minimizar el peso, no sólo evitará discusiones familiares sobre el tamaño de los maletas, y unos croquis a veces increíbles para organizar el maletero, además ahorrará unos litros de nuestro depósito.
  • A lo Thelma y Louise sólo en el cine, por favor: ¿Sabías que conducir a gran velocidad con las ventanillas bajadas consume igual que si lleváramos el coche cargado hasta los topes? La melena al viento y el airecito entrando por la ventana quedan muy bien, pero en la gran pantalla. Si quieres ahorrar evita esta costumbre, ¡que se escapa el gato!, o mejor dicho nuestro carburante.
  • ¡Lleno por favor!: Cuando vayas a repostar no tengas prisa, cuanto más despacio llenes el depósito, menos vapor se generará dentro, y el llenado de tu tanque será más efectivo. Además, cuando salte el aviso, gira la manguera facilitando que caiga bien hasta la última gota ¡que no estamos para malgastar! No lo creerás, pero puedes conseguir hasta 100ml más que si no lo hicieras, y lo peor es que ibas a pagar por ello.
  • Ser fiel tiene su recompensa: Si lo eres a un refresco, a una colonia, o a una marca de vaqueros, ¿porqué no lo eres a tu estación de servicio? Puede traerte muchas ventajas, como por ejemplo las que te ofrece BP y sus tarjetas: Ahorra 5 céntimos/litro cada vez que vayas a repostar a una estación BP, y disfruta además de ventajas, puntos, privilegios exclusivos y promociones especiales sólo para ti. ¡Yo de ti me informaría, tienes mucho que ganar y nada que perder!

Interesantes estos consejos ¿verdad? Seguro que poniéndolos en práctica notas, también en tu coche, un ahorro. Además de estos, hemos encontrado alguno más.

Desde luego los beneficios son ¡redondos!, y si hablamos de redondos, y lo combinamos con familia, no podemos dejar de hablaros de las fabulosas promociones de Telepizza, por ejemplo: cada vez que repostas acumulas puntos que luego puedes cambiar por pizzas totalmente gratis, para recoger en tienda o para disfrutar a domicilio ¡ahorra mientras disfrutas de las ventajas de BP en familia, así de fácil!