Organízate antes de ir a la compra: ahorrarás tiempo y dinero

Ir a hacer la compra puede resultar algo relajante o estresante, depende de cada uno. Hay quién disfruta mirando con detenimiento los productos frescos, los de temporada, e incluso las ofertas y otros en cambio que hacen la compra por impulsos y sin un cierto orden.

Hay aspectos que influyen en que la cuenta final de nuestra compra sea desorbitada, o esté dentro de los parámetros de lo que teníamos pensado.

A continuación te damos algunas claves para que la compra no se te vaya de las manos:

¿Cuantas veces te has sentado en un restaurante con mucha hambre y has pedido demasiada comida? A la hora de hacer la compra pasa lo mismo. Si vas al súper con hambre todo te llamará la atención y acabarás metiendo en el carro más de lo necesario, así que mejor ve a la compra después de comer.

Procura hacer la compra semanalmente, y de forma organizada. Si no acabarás yendo al súper un día sí y otro también, en principio a por esa botella de leche que se te olvidó y saldrás de allí con una bolsa enorme.

Revisa bien antes de ir a la compra todo lo que tengas en la nevera, congelador, despensa,… mira fechas de caducidad y el estado de los alimentos más frescos. ¿Verduras que se te están estropeando? ¡Haz una crema o prepáralas al horno! Igual con las carnes o pescados, si se acerca su fecha de consumo recomendada, guísalos y congélalos.

Prueba a hacerte un planning semanal de las comidas. Es verdad que nunca lo cumplirás a rajatabla, pero si te servirá de ayuda para más o menos saber que necesitarás para esa semana y no comprar de más o de menos. Además puedes aprovechar para controlar un poco tu alimentación y procurar que sea un poco más equilibrada.

Ahora que ya tienes tu menú será más fácil realizar una lista real de lo que necesitas comprar. Decenas de anuncios y ofertas te tentarán durante tu compra pero si sigues tu guía protegerás tu presupuesto.

Si tienes tiempo y no te da pereza puedes ahorrar comprando determinados productos en un establecimiento y otros en otro, según sus ofertas, pero claro, hay que hacer varias compras y estar un poco pendiente de las ofertas que van publicando.

¿Has probado las marcas blancas? Cada vez son más los adeptos de las marcas blancas y es que en algunos casos no tienen nada que envidiar a las marcas de toda la vida y suelen ser bastante más baratas. ¡Pruébalas, te sorprenderás, no sólo por su calidad, si no por la diferencia en tu bolsillo!

Ojo que los pack pueden no ser la ganga que crees. Calcula los precios unitarios para ver si esos packs promocionales son más económicos en realidad.

Decántate por los productos de temporada, son más económicos, y como su nombre indica estarán mejor en el momento en el que su cosecha es natural.

Esperamos haberte ayudado, ya sabes que en Familia Fácil trabajamos para hacerte la vida más fácil dentro de casa, echa un vistazo a nuestra web y descubre todo lo que podemos hacer por ti.