Tarta de Halloween que les dejará sin aliento

Continuamos dándote ideas para un Halloween original y divertido con toda la familia. Nosotros, que nos volvemos locos por una buena tarta, os proponemos esta de queso cremoso y chocolate ¡Tiene pintón, con araña y todo! ¿verdad?

Toma nota de los terroríficos ingredientes: 

  • 120 g de polvo de hueso, también conocido como azúcar
  • 150 g de lodo de estanque encantado sabor chocolate fondant
  • 300 g de galletas de chocolate envenenadas
  • 160 g de sesos de tarántula, algunos lo llaman mantequilla
  • 400 g de baba de fantasma, de esa que parece queso para untar
  • Sal de lágrima de bruja
  • 2 dl de nata para montar o en su defecto, baba de zombi
  • 1 sobre de cuajada de tela de araña en polvo

Esta receta has de seguir si la rica tarta quieres servir: 

Es muy importante que sigas la poción, digo receta, al pie de la letra, cualquier error podría ser nefasto y convertir nuestra tarta en un brebaje letal.

Tritura las galletas envenenadas y ponlas en un bol junto con los 50 g de polvo de hueso (azúcar), un poco de sal de lágrima de bruja, y los 150 g de sesos de tarántula (mantequilla) a temperatura ambiente, es decir ¡ni frío ni calor, como los fantasmas!

Mezclamos todo bien hasta obtener una mezcla homogénea de apariencia asquerosa, digo arenosa, y la reservamos en la nevera.

Pone un caldero a la hoguera, (si no tienes bastará con un cazo al fuego) con 1 dl de la baba de zombi (nata para montar).

Cuando empiece a hervir el conjuro, lo retiramos del fuego y añadimos el lodo de estanque encantado (chocolate partido en trozos). Removemos hasta que el lodo de estanque encantado (chocolate) se disuelva en la baba de zombi (nata).

Aparta 5 cucharadas de esta mezcla en un vaso, y añade el resto de la mezcla a las galletas que tenias en la nevera enfriando. Extiende la mezcla de las galletas en un molde profundo como un pozo previamente engrasado con sesos de tarántula (mantequilla).

Pone en un caldero o cazo al fuego la baba de zombi (nata) restante con los polvos de cuajada de tela de araña .

En otro cuenco pon baba de fantasma (el queso para untar) y 70 g de polvo de hueso (azúcar) y lo bates bien con la batidora para que no queden pistas. Vierte esta mezcla con la baba de zombi (nata) que tenías en el cazo y mézclala muy bien.

Cuando hayas rellenado el molde con la masa de las galletas por completo, lo dejamos reposar en la nevera fresquito hasta que cuaje y sea compacto.

Para darle un aspecto más terrorífico vamos a coger una manga pastelera, y lo vamos a decorar haciendo una espiral de lodo de estanque encantado (chocolate) sobre la superficie de la tarta y con un palillo marcamos unas líneas imitando una telaraña.

¡Y voilà…vuestra fantasmagórica tarta estará lista!

La imagen original la hemos encontrado aquí.