Cómo potenciar la autoestima y la confianza de tus hijos, con Matti Hemmi

Matti Hemmi, especialista en la transformación de organizaciones y equipos, y autor del vídeo viral “¿Te Atreves A Soñar?” nos dará las claves el próximo 15 de enero en un webinar, para aprender a aumentar la autoestima y confianza de nuestros pequeños. 

Una parcela de la educación que a veces nos resulta complicado atravesar, y que, sin embargo, lo único que tenemos que aprender es a saber cómo actuar para que todo vaya sobre ruedas. Si todavía no te has apuntado a la webinar “Cómo Potenciar La Autoestima y la Confianza de tus Hijos”, aún estás a tiempo de hacerlo. Y si no estás convencido… Sigue leyendo, te convencerás tú mismo.


Tu experiencia profesional viene de los equipos y de las empresas, ¿cómo has decidido trasladar lo aprendido a los niños?

 Si, reconozco que si no conoces nuestra metodología puede sonar un poco raro, pero déjame que te cuente.  Desde que tengo uso de razón me he pasado el día desafiando los límites de mi zona de confort, haciendo cosas nuevas y animando a otros a hacer lo mismo.

 Con 27 años me contrataron como Director General de una ingeniería de un grupo multinacional finlandés, y en seguida me di cuenta de que no era fácil conseguir que los demás se creyesen lo que les proponía. Y si no lo hacía, no tendría éxito.

 Esto me llevó a leer mucho y a ir a cursos sobre estrategia, psicología del cambio, comportamiento, creatividad, innovación, y poco a poco me fui especializando en el campo del auto-liderazgo. Además a mi mujer también le apasiona este tema y eso ha hecho que en casa nuestras conversaciones tengan un punto técnico muy interesante.

 Tenemos dos hijos que este año cumplirán 15 y 13 años, y desde que son pequeños hemos aplicado con ellos muchos de los conceptos que usamos en el trabajo con nuestros clientes. Cuando el pequeño tenía 5 años empezamos a hacer contratos con ellos sobre lo que esperaban de nosotros, y lo que nosotros esperábamos de ellos.  Al ver lo bien que nos funcionaba a menudo usaba ejemplos de cómo aplicar los conceptos en casa, y en los descansos de mi trabajo la gente venía a consultarme dudas de problemas que tenían con sus hijos.

 Por eso desde 2008 hemos estado dando cursos de auto-liderazgo para padres, tanto en empresas como al público en general, y ahora estamos convirtiendo este bagaje en productos digitales.

familiafacil_escuela de padres

Matti Hemmi, especialista en la transformación de organizaciones y equipos.

 Con tu video “¿Te Atreves A Soñar?” conocimos cómo salir de la zona de confort. ¿Cómo podemos enseñar a nuestros niños que es posible conseguir sus sueños?

 Me alegro de que me hagas esa pregunta. Este aspecto me parece una de las responsabilidades más importantes que tiene un padre frente a sus hijos, y que a menudo no se asume.  Como padre no deberías decirle a tu hijo que no se merece conseguir aquello que anhela en la vida. Primero porque no es verdad. Segundo porque no sabes en qué se traducirá eso que el niño desea. Y tercero, porque no conoces el potencial que llegará a desarrollar de adulto, ni si en el futuro ese sueño será mucho más fácil de alcanzar de lo que es ahora.

 El ideal para enseñar a nuestros hijos a cumplir sus sueños es que los padres seamos el modelo. Que persigamos nuestros sueños. El ejemplo del comportamiento es mucho más fuerte que el mensaje verbal. Y es que no sólo nos da coherencia, sino que además permitimos que sus neuronas espejo copien lo que ven.

 Además es importante que desarrollemos su autoestima, y para ello hay que evitar juicios sobre su “ser”, orientando las críticas a su “hacer”. Vamos que en lugar de decirle, “Eres tonto”, o “Eres un vago”, le digas, “No me gusta que te comportes así” o “Asegúrate de acabarlo a tiempo”.

 La mayoría de los adultos que vivimos o trabajamos con niños, no nos evaluamos sobre cómo actuamos con ellos o cómo les respondemos; pensamos que somos adultos y que ya sabemos cómo actuar. ¿Por qué recomendarías este ejercicio? 

 En nuestra sociedad lo normal cuando algo no funciona es buscar culpables. Vivimos en una cultura judeo-cristiana donde hay que buscar al Judas. Por eso nos cuesta tanto asumir responsabilidad. Lo que aprendemos de pequeños es que las cosas “se caen”, “se rompen”. Los padres no damos modelos de asunción de responsabilidad.

 Y como somos los mayores, y tenemos el poder, preferimos pensar que los problemas los tienen nuestros hijos en su comportamiento, en lugar de darnos cuenta de que ellos actúan así como respuesta a nuestra forma de liderar la relación con ellos.

 Al echarles la culpa de las cosas, y no asumir responsabilidad por cómo nos lideramos cuando estamos con ellos, les enseñamos un modelo de relación poco sano.

 Se supone que vas a trabajar para sacar un salario para darle a tus hijos lo mejor, y cuando llegas a casa con más estrés de lo que toca – por no haberlo sabido gestionar en el trabajo – les das a tus hijos la peor versión de ti mism@.  Si quieres potenciar la autoestima y la confianza de tus hijos, necesitas empezar por darte cuenta de cómo te estás liderando.

 Hoy en día sabemos mucho más sobre cómo liderar relaciones sanas, y poderosas, de lo que sabían nuestros padres; y si no lo cambias conscientemente, estarás educando a tus hijos con el modelo que inconscientemente aprendiste cuando estabas en el rol de hijo/a.

 Muchas veces se dice que un niño ha sido malo o se le premia diciéndole que ha sido bueno. ¿Cómo consideras que le influyen estos calificativos tan globales a un niño?

Es peligroso generalizar los comportamientos específicos y convertirlos en una forma de ser. La gente no es buena o mala. La gente es gente y son sus comportamientos lo que nos gusta o no. Dar ese tipo de respuesta a los comportamientos de los hijos sólo les llevará a la confusión. Es fundamental que los niños reciban información que les sea útil para poder cambiar.

Las recompensas positivas o negativas condicionan los comportamientos y generan determinadas emociones en los niños. Y a base de repetición se convierten en hábitos que la persona puede hacer de forma inconsciente hasta el final de sus días, si no se para a tomar consciencia de ellos y busca la forma de cambiarlos.

El miedo a lo desconocido de los adultos se contagia fácilmente en la educación sobre “lo prohibido”. La barrera entre la seguridad y la sobreprotección es estrecha; ¿cómo enfocan los padres el entorno actual de desarrollo de sus hijos? 

Este tema es fundamental para el crecimiento sano de los niños, y no es fácil. A menudo los padres tendemos a mantener una imagen mental, o “imago”, de nuestros hijos en los que les vemos como eran, y no como son. No nos damos cuenta de cómo cambian sus necesidades, especialmente las emocionales, y les tratamos como si no hubiesen crecido. Es importante que los padres aprendan a establecer un diálogo sano con sus hijos que les ayude a ajustar ese “imago” o imagen mental, y desde ahí establezcan contratos sanos que satisfagan las necesidades de ambas partes.

Para que esto ocurra es muy importante que los padres actúen desde la actitud “yo estoy bien, tú estás bien”, que implica la aceptación del otro como persona, antes que como hijo, o como padre. Sin esa actitud, y el consiguiente respeto que esta implica, es muy difícil que haya diálogo o entendimiento.

Cuando la relación no se basa en el contrato, sólo puede basarse en el control. O dicho en otros términos, si no hay confianza, hay miedo. Es lo mismo que pasa en las empresas. Y cuando una relación se basa en el miedo, se está capando la posibilidad de tener un desarrollo sano, y de conseguir que ambas partes consigan lo que esperan.

¿Puede un niño inseguro con problemas en el colegio mejorar si los adultos “cambian” su enfoque hacia él?

Totalmente. Salvo excepciones, los niños no son inseguros. Se comportan como inseguros a raíz de no tener una actitud “yo estoy bien, tú está bien”, y mostrar en cambio la actitud “yo estoy mal, tú está bien”.  A partir de esa actitud, no es posible tener seguridad en si mismos, ni una buena autoestima, ni confianza en sus capacidades.

 ¿A quién y por qué recomiendas realizar este webinar?

A todos los padres que quieran a sus hijos y no estén especializado en auto-liderazgo. Yo sigo aprendiendo y llevo casi veinte años trabajando en esta área. Y lo hago cada día que trabajo con clientes, cada día que algo no sale como espero y luego reflexiono, o cuando escucho la versión de mis hijos.

 Además lo aprendido repercutirá positivamente en el resto de las relaciones de los padres que asistan.  Sé por experiencia propia, y por la de nuestros clientes que son padres, que es una de las mejores inversiones que pueden hacer.

 Si quieres que algo cambie en la relación con tus hijos lo tienes fácil. Asume que por acción, u omisión, eres parte del problema, y puedes ser parte de la solución.  No puedes hacer cambiar a nadie, pero si puedes cambiar tú, porque eres la única persona que tiene acceso a tu cerebro.

El próximo 15 de enero, no Si todavía no te has apuntado a la webinar “Cómo Potenciar La Autoestima y la Confianza de tus Hijos”, tus hijos te lo agradecerán siempre. ¡Te esperamos!