Las 6 cosas que nadie te contó antes de tener hijos

Ser madre es lo más bonito que nos puede pasar en la vida. Todo lo que te cuentan antes de tener un hijo siempre es divertido, anecdótico, inolvidable. Tanto, que cada vez que vemos un bebé nos entran ganas de tener uno a nosotros pero…

¿Qué hay de todos esos “secretos” que nadie nos cuenta cuando nos convertimos en padres?  Esos “detalles”, que a todos se les olvida contarte y que, antes o después, terminas descubriendo tú mismo. ¿Por qué? Dicen que es algo que solo puedes descubrir cuando tienes hijos… Si necesitas un poco de organización, puedes seguir los consejos que te proponemos para mamás ocupadas puedan gestionarse mejor. 

Las 6 cosas que nadie te contó antes de tener hijos

1. Los pañales son tu otra mitad. 

Seguro que alguna vez has escuchado algo de esto y todos sabemos que los bebés tienen que hacer sus cositas. Lo que no sabíamos, ni mucho menos, era que nuestros pequeños son máquinas de ensuciar pañales.  Cualquier padre o madre de cualquier lugar, podría  contarte más de una anécdota en la que los pañales se convierten en los protagonistas… Cambiar un pañal sucio que acabamos de poner limpio… O que la caca aparezca en el momento menos oportuno, se convertirán en el día a día de tu nueva vida como padre o madre.

 2. Tu cocina se convierte en el centro de actividad de la casa.

Sí, es así. La cocina pasará a formar parte de ti… Incluso puede que te plantees llevarte el colchón para dormir directamente allí (Vale, quizás no es para tanto).  La verdad es que cuando te conviertes en madre o padre, los horarios cambian y se amplía la  hora del desayuno, la comida, la merienda y la cena, por lo que gran parte del día está destinada a pasarla en esta habitación. Pero no te preocupes, si quieres evitar esta situación, puedes conseguir un empleado de hogar que te eche una mano con estas tareas y no se convierta en algo imposible.

  3. Dormir ¿Qué era eso?

¿Alguna vez has estado en la cama durante 8, 9 o 10 horas? Pues recuérdalo como si fuera lo mejor que has hecho desde hace mucho tiempo, porque lo echas mucho de menos cuando tienes hijos.  Los niños necesitan atención durante 24 horas y los lloros y las noches en vela no desaparecen al llegar la noche. Por eso, cuando te conviertes en padre, agradeces dormir durante 2 o 3 horas seguidas ¡Todo un lujo!

Relájate, si un fin de semana necesitas desconectar con tu pareja y dejar a los niños en casa, puedes dejarlos en las mejores manos y no tener que preocuparte por nada.

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

Dormir se convertirá en un lujo cuando tengas hijos.

 4. Echarás de menos el momento en el que no articulaban palabra. 

Cuando los peques empiezan a articular sonidos deseamos escuchar su primera palabra ¿Será “mamá” o “papa”? Una intriga por la que todos los padres del mundo pasan. Disfruta al máximo esos momentos en los que no sabes qué quiere decirte o no consigue hablar bien porque una vez que empiezan… ¡Ya no paran! Eso sí, escucharlos hablar es una forma increíble de que tu hijos te saque una sonrisa.

 5.Los niños te enseñarán mucho.

Durante toda tu vida, te esforzarás por hacer lo mejor con la educación de tus hijos, y lucharás para que aprendan mucho de ti, de tu sabiduría, pero en realidad, los que te enseñarán más sobre la vida. ¡No sabes la de cosas nuevas que te enseñan y que nunca antes te habías planteado!

Relájate, antes o después todos pasamos por lo mismo. Antes que tu, miles de padres y madres han vivido una situación parecida, todos han conseguido superarla, y la mayoría, repiten, porque la aventura de tener hijos vale la pena vivirla ¿No crees?