Los mayores y la automedicación

Las personas mayores de 65 años superan actualmente el 17 % de la población española. Esta casi quinta parte de la población consume casi un tercio del total de medicamentos. El consumo diario medio por anciano oscila de 2 a 3 medicamentos con receta (la mayoría corresponde a tratamientos crónicos), y si se tiene en cuenta además la automedicación, el consumo asciende a más de 5 medicamentos diarios.

Hoy queremos poner especial atención en este tema tan delicado: la automedicación. Es un mal hábito frecuente ir directamente a la farmacia y, sin consultar con el profesional, adquirir un medicamento que algún conocido nos ha aconsejado para combatir una determinada sintomatología.

Cada persona tiene unas determinadas características que el médico tiene en cuenta a la hora de imponer un tratamiento, y en muchas ocasiones difiere mucho entre un paciente y otro.

La automedicación puede llegar a provocar sintomatologías propias de la alergia: dolor de cabeza, somnolencias, nauseas, diarreas, urticarias… En el caso de los antibióticos, la gravedad consiste en que se fortalecen las cepas víricas.

En definitiva, debemos velar por la salud de nuestros mayores y ser muy cuidadosos con todos los medicamentos que toman a diario y muchas veces sin control.