Familias monoparentales

Ha sido un fenómeno reciente como se demuestra con la aparición del término «monoparental» —importado del francés en nuestro caso–, como aproximación a la expresión anglosajona «one-parent family» hace escasamente veinte años.

Los cambios han vestido de diversidad esta fórmula que se mantiene, con crecientes variaciones, como el modo de vida más frecuente. Uniones de hecho, hogares monoparentales (incluidos los de quienes eligen tener hijos en solitario), familias reconstituidas (nuevas uniones tras las rupturas), formadas por personas del mismo sexo (alcanzaron su derecho al matrimonio en 2005). Un menú variado para un platobasado en la afectividad y la vida compartida.

“En 30 años se ha producido un vuelco ideológico plasmado en la realidad legal y en las expectativas de las personas”, asegura Gerardo Meil, catedrático de Sociología de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM).

En 1981, solo el 4,4% de los bebés nacían fuera del matrimonio. Ahora lo hace uno de cada tres (el 34,4% de los nacidos en 2009 son de madre no casada, según el INE).

La mayor parte de las familias monoparentales están encabezadas por mujeres (el 86%), aunque van ganando terreno las dirigidas por hombres. El origen principal de estos hogares es el divorcio, una práctica tan frecuente como asumida socialmente.

“La crisis ha hecho que muchos matrimonios sigan juntos”, asegura Susana Moya, vicepresidenta de la Asociación Española de Abogados de Familia. “Para muchas parejas resulta inasumible económicamente la situación posterior al divorcio”.

La diversidad familiar está fuera de cuestión, pero hay quien se preocupa por la desigualdad que puede entrañar, sobre todo para los hijos. “Está claro que las familias monoparentales y los divorcios tienen consecuencias económicas y sociales”, indica Lluís Flaquer.

“Sin ser conservador, creo que hay que generar un debate social para garantizar la igualdad de oportunidades en un contexto de diversidad familiar”, propone Flaquer.

Asimismo, hacen hincapié en la falta de ayudas y prestaciones a favor de las familias monoparentales. En concreto, la ayuda económica básica a la que pueden acceder cuando quedan fuera del mercado laboral y ya agotado el subsidio de paro es la Renta Mínima de Inserción.

Para concluir este post, nos gustaría como siempre, desde Familia Fácil, ayudaros y compartimos con vosotros este link publicado en Eroski donde podéis consultar las subvenciones, acreditaciones, etc. si os encontráis en esta situación.

Fuentes:

Europapres.es Publicada: 8 de junio de 2011.

Elpais.com Publicada: 18 de junio de 2011.