Educa a tus hijos a través de los valores del deporte

En el niño y en el adolescente, el ejercicio físico practicado regularmente es una herramienta fundamental en la prevención de muchas enfermedades que se manifiestan generalmente muchos años después, como la obesidad y la osteoporosis, y también ayuda en la prevención de hábitos de vida poco saludables.

Los beneficios físicos que nos aporta el deporte son muy importantes: es bueno para el corazón, fortalece los músculos, te hace flexible, te ayuda a mantener un peso equilibrado, etc.

Pero hoy queremos hacer hincapié en los valores que podemos transmitir a niños y adolescentes a través del deporte y que también formarán parte de su educación. Destacamos los siguientes:

– Valores sociales: Participación de todos, respeto a los demás, cooperación, relación social, amistad, pertenencia a un grupo, competitividad, trabajo en equipo, expresión de sentimientos, responsabilidad social, convivencia, lucha por la igualdad, compañerismo, justicia, preocupación por los demás, cohesión de grupo.

– Valores personales: Habilidad (forma física y mental), creatividad, diversión, reto personal, autodisciplina, autoconocimiento, mantenimiento o mejora de la salud, logro (éxito-triunfo), recompensas, aventura y riesgo, deportividad y juego limpio (honestidad), espíritu de sacrificio, perseverancia, autodominio, reconocimiento y respeto (imagen social), participación lúdica, humildad, obediencia, autorrealización, autoexpresión, imparcialidad.

En estos momentos, la imagen que percibe la población en general es que el estilo de vida sedentario está incluso más extendido entre los niños que entre los adultos. Efectivamente, las estadísticas confirman que cada vez son más los niños que ocupan su tiempo libre en actividades sedentarias, como ver televisión, jugar con videojuegos, etc.

Es responsabilidad de padres y educadores inculcar en el niño la idea de que el ejercicio físico practicado regularmente como una actividad de ocio y tiempo libre es un hábito necesario, saludable y divertido.

El deporte es propulsor de muchos valores positivos, sin embargo la sola práctica del mismo no garantiza el desarrollo de los mismos. Será mucho más beneficioso para los niños y adolescentes si tiene un docente o un adulto que los guíe permanentemente y les proporcione un espacio donde se den las condiciones necesarias para la convivencia, la tolerancia, el respeto mutuo, y otros aspectos necesarios para la mejora de las relaciones sociales.

Concluímos este post poniéndonos como tarea, potenciar la actividad física de nuestros hijos y la nuestra, disfrutando con ellos, haciéndoles ver la utilidad que tiene para mejorar la vida dentro de la sociedad en todos los niveles. ¿Qué tal si empezamos por esta cita? “Mens sana in corpore sano”